El II Salón Internacional de Cómic y Manga de San Sebastián se celebró en el Palacio de Congresos Kursaal los días 16, 17 y 18 de marzo de 2018. La edición volvió a contar con un gran número de invitados, numerosas exposiciones, concursos, cosplay, lo mejor de Japón y Corea, juegos de mesa, firmas de autores y mucho más. 14.000 visitantes y 25 autores profesionales pasaron por el Salón del Cómic durante los tres días que duró el evento.

Invitados de primer nivel

Entre los 18 artistas que acudieron al evento destacaron, entre otros, los dibujantes Juan Giménez, José Luis García López, Belén Ortega y Lorena Álvarez, o el artista, especializado en cine, Ugo Serrano. Todos ellos dieron buena cuenta de su experiencia como creadores en 13 charlas que completaron el programa del evento.

Juan Giménez, cuyos dibujos se basan muchas veces en sus estudios de diseño industrial, nos confesó, en una charla junto a Ángel Unzueta, su amor por el dibujo, un amor que le impide dejar de trabajar. Es tal su obsesión por el dibujo que ni los domingos libra. Unzueta y Giménez charlaron en “Diálogo: visiones del cómic” de las dificultades a las que se enfrentan al trabajar, a los pasos que siguen, las técnicas que utilizan y cómo se entienden para trasladar al dibujo las historias.

El dibujante de cómics como Batman, José Luis García López, reconocía lo complicado que resulta para el escritor comprender la dificultad que implica trasladar las historias al dibujo. Su principal reto es hacer comprensible para el lector lo que le llega en el texto.

Belén Ortega, que se fue a Japón a estudiar y trabajar, tiene una obsesión por no repetirse, por no caer en lo fácil. Destacó la necesidad de estar reinventándose, de estar continuamente en la vanguardia, en su trabajo. La colombiana Lorena Álvarez nos confesó que la riqueza de las temáticas y la opción de desarrollar historias son seña de identidad de su trabajo. Álvarez, por su parte, recalcó que el cómic entró tarde en Colombia, pero lo hizo con fuerza, especialmente entre las mujeres, mayoría entre las creadoras de estas historias

Ugo Serrano pasó de coleccionar huesos y animales, a trabajar con el metal y elaborar armaduras. “Esmérate, escoge un tema, desnúdate completamente y crea de ese estilo”, es su lema. Arropado por Víctor Marín, el fantástico creador de monstruos y criaturas para el cine, la charla “Monstruos, armaduras y mucha sangre” fue un punto de encuentro para esa otra parte de las películas de Hollywood que engrandece cintas desde “El Señor de los Anillos” hasta “Alien”.

Encuentro con editores y premios del Salón

Además de la visita de grandes autores del mundo del cómic, el II Salón Internacional de Cómic y Manga de San Sebastián volvió a convertirse en un lugar de encuentro con los editores. La presencia de editores españoles y franceses animó este punto del Salón que sirve para unir a los creadores con la industria.

El Salón también celebró una gala de premios. Entre las diferentes categorías premiadas, destacó por encima de todos el Gran Premio del Salón a Juan Giménez. El autor, protagonista indiscutible del salón, recogió el premio entre el aplauso del público presente en el Kursaal. Así mismo se reconocí a Agustín Ferrer con el premio al guionista, a Juan Luis Landa con el premio al Dibujante, a Lorena Álvarez por el Color, a El Torres y Guillermo Sanna por el Álbum y a Glenat con el premio a la Editorial.

Exposiciones para todos los públicos

No faltaron tampoco las exposiciones, grandes atractivos del Salón del Cómic. En esta ocasión, los visitantes pudieron disfrutar de los monstruos de Víctor Marín, elaboradas a mano por él y que dejan entrever el gran trabajo que requiere la creación de figuras para el cine. ‘Monstruos, armaduras y mucha sangre’ fue una de las exposiciones más exitosas. Las piezas inéditas de la colección privada de Víctor Marín fueron mostradas.

Los superhéroes de Marvel dejaron por un momento la gran pantalla y las viñetas para protagonizar una de las exposiciones más esperadas. Capitán América, Thor, Spiderman… no faltó ninguno a la cita con el cómic. La exposición mostró a los principales personajes de la mítica casa de cómics americana.

Así mismo, el ComikD reservó un espacio de honor a los dibujos de Star Wars elaborados por Ángel Unzueta, nombrado recientemente como dibujante oficial de la colección original de Star Wars. Los seguidores de la Guerra de las Galaxias pudieron apreciar el trabajo detrás de la elaboración de los cómics de la saga creada por George Lucas.

Astérix y Obélix contaron con un espacio único donde se mostraron 40 láminas. Las imágenes de ‘Astérix en Italia’ sirvieron para volver a traer a la vida a uno de los personajes de cómic más célebres de todos los tiempos, los irreductibles galos Astérix y Obélix.

¿Corea o Japón?

En esta segunda edición, además de la zona dedidaca a la cultura japonesa, se inauguró un espacio dedicado a Corea. Corea del Sur, país de moda dentro de la cultura manga, fue uno de los espacios más dinámicos del Salón del Cómic, incluyendo un karaoke y un gran ambiente con música K-pop, los ritmos de moda entre los más jóvenes.

Así mismo, la zona Japón no faltó en la cita. En este espacio pudimos disfrutar de la exposición ‘Katanas, armaduras y utensilios’, un espectacular viaje por una importante parte de la cultura nipona. Así mismo, en esta edición pudimos disfrutar de la obra de teatro titulada ‘Jisatsu’, una inmersión sensorial en el teatro japonés más tradicional.

Cosplay, el momento más esperado

Pero si algo volvió a atraer todas las miradas fue el concurso Cosplay, una de las citas más llamativas y esperadas del II Salón Internacional de Cómic y Manga de San Sebastián. Este concurso volvió a tener dos categorías, pasarela y concurso cosplay. En ambas categorías se pudo competir individualmente o en pareja, llegando a reunirse muchos participantes.

La actividad por excelencia desde los inicios del COMIKD reunió hasta 4 categorías diferentes y varios de los cosplayers profesionales más reputados. The Dunwich Crafter, Nyara’s Workshop y Chuel Cosplay se acercaron hasta el evento mostrando sus creaciones y dejándose fotografiar con los asistentes.

Artist Alley, la novedad; stands y juegos, los clásicos

Otro de los platos fuertes del Salón del Cómic fueron los stands, alcanzando la cifra de 65 stands. En ellos los asistentes pudieron hacerse con cómics, camisetas, música, figuras de colección y otros objetos de merchandisign. Casa del Libro, Fnac, ECC, CEX, Anaya, Astiberri o Ponent Mon fueron algunos de los stands que se instalaron en el Palacio Kursaal. En ellos, además, autores como Eddy Barrows, Alonso Iglesias, Juan Giménez o Tirso Cons tuvieron la ocasión de acercarse a sus seguidores y firmarles sus ejemplares.

Junto a los stands se inauguró un espacio único, el Artist Alley. En este lugar, hasta 9 artistas callejeros pudieron exponer sus trabajos. Un espacio, que atrajo las miradas curiosas de los asistentes, interesados por descubrir nuevas formas de expresión artística.

No faltaron tampoco los espacios de juego. El cubo grande del Kursaal acogió el espacio para los juegos de mesa, que una vez más tuvo una participación masiva y donde se llegó a 27 horas de rol y wargames. En otro punto del recinto, jóvenes y mayores revivieron tiempos pasados jugando con los clásicos juegos Arcade con el joystick en la mano.